Navegación para geeks

El regalo estrella de las pasadas navidades fue sin duda alguna el GPS. Un instrumento pensado para que tu compañero de pupitre en el colegio que no sabía hacer raíces cuadradas no se pierda en sus viajes.

A mi en cambio me regalaron un sextante. Un aparato utilizado principalmente en la navegación marítima que sustituyó al astrolabio de la edad media.

Sé que no voy a ir con el coche parando a cada rato para calcular mi latitud pero no me cabe duda de que pasaré buenos momentos realizando los cálculos.

¿quién dijo que las matemáticas eran aburridas?

De todas formas, iré con el libro de navegación astronómica. Sé que me será de gran utilidad cuando navegue con mi velero por el mediterráneo.

Suerte con los reyes magos y a mirar las estrellas.

Deja un comentario.